VAMOS TARDE, HAY QUE ESPABILAR.

Erase una vez en el inicio de este esplendido tiempo democrático, en palacio (San Telmo) se instalo un emprendedor (Juan Guerra) con despacho chanchullero y conseguidor, fue el primer visionario en la forma de enriquecerse a costa del dinero público que no es de nadie y para eso lo administran los elegidos por los ciudadanos, debido a nuestro voto no podemos quejarnos, tenemos los gobernantes que merecemos.

Este precedente creó escuela introduciéndose en el ADN de los políticos (con honrosas excepciones) de nuestro pais; ya no nos sorprende ningún escándalo de los cientos que se denuncian y eternizan entre oxidados legajos y los miles que en silencio y forradamente han prescrito, aquí nos conformamos con el PER, las chapuzas de subsistencia, la emigración para los rebeldes, el cante jondo y el ande yo caliente de los agarrados a la teta.

Ahora con la fotogenia y tronio que da el poder, ratificado en las urnas hace unos días, nos postulan a nuestra presidenta Susana para dirigir los destinos de España, (que mal andamos de banquillo) para exportar los exitos de Andalucia: Record europeo de desempleo, lideres en fracaso escolar, escándalos de los ERES, chanchullos de formación con la complicidad sindical y empresarial, etc. bueno a su favor diré que ayudar a la justicia a aclarar todos los trapicheos no lo hace…pero la intención en sus declaraciones en tan convincente que hasta me la creo.

Al otro lado del ring sin avergonzase lo más mínimo de su descalabro particular tenemos al PP, haciendo sesudos estudios para analizar qué ha pasado, siendo la respuesta fácil, el personal se ha cansado de promesas, corruptos protegidos, sobres en B y otras zarandajas, y ya no les cree, a pesar del indudable éxito en la gestión económica a cargo en su mayor parte de los sufridos ciudadanos, se echa en falta algo más de imaginación y decisión (hay mayoría absoluta) en el tema de los desahucios, ley del aborto represora, presión fiscal a las clases medias, tocata y fuga autonómicas con desmadre, ausencia de expulsión de sobrecogedores e imputados del partido, concertinas represoras sin otras opciones, etc.

Aun queda tiempo para rectificar ya que de lo contrario en las próximas elecciones generales nos encontraremos un microcosmos ingobernable, italianizado, con un partido de extrema derecha radical, un PSOE taifas a la deriva, chavistas demagogos pescando en el rio revuelto, etc. y una falta de sentido de estado que hará muy difícil la gobernabilidad de estos pacientes y sufridos ciudadanos españoles, dándose la paradoja de que la mayoría somos de centro (por eso se ha llorado tanto a Suarez) pacíficos y enemigos de los extremos que predican paredones y cunetas, que al final son los únicos beneficiados de todo este: cuanto peor mejor.