TODOS A LISBOA CON RTVE, LA NUESTRA.

Mi asombro y protesta ante el desorbitado despliegue profesional y enchufados adjuntos que se envía a Lisboa para cubrir la final de la Champions, mas de 110 personas para hacernos más cercano este acontecimiento, sin tan siquiera ser RTVE quienes tienen la obligación de emitir la señal del partido.

La vaca (España) esta famélica, va con un déficit publico “in crescendo” , RTVE es una empresa pública deficitaria (que debería competir en igualdad de oportunidades en el mercado con publicidad y gestión austera para mejorar y acabar suprimiendo los números rojos) a la que se le debe exigir sin pausa un ajuste en el presupuesto acorde con la situación del país.

Este desmadre de viajes que consentíamos cuando éramos los nuevos ricos de Europa, ahora está fuera de lugar y me indigna que los impuestos de todos acaben en estas macro fiestas de celebración con hoteles a cientos de euros por noche y menús degustación.

En una empresa privada con deudas los máximos responsables de este tipo de decisiones durarían en el cargo 6 telediarios o un informe semanal; esa es la diferencia entre los que les duele el dinero gastado del que les exigen responsabilidades con sus adjuntas dimisiones y muchos gestores de empresas públicas que siguen creyendo que el dinero público no es de nadie, por lo que actúan con demasiada alegría, ligereza y falta de previsión ante el futuro al que llevan estos despilfarros.