Sr. Rajoy, el sol de Agosto en la sesera, me afecta

Aprovechando el esperanzador viento a favor de la recuperación económica en la zona euro, nos quedan dos años de legislatura históricos, si acometemos las reformas necesarias y por las que millones de españoles dieron su confianza al Partido Popular. Sin excusas, hay que realizar ya una renovación de la cúpula del Partido, y todos los que digamos con benevolencia, son “sospechosos” de haber participado en los cobros procedentes de la Caja B, tienen la obligación moral de dimitir. Estimado presidente, si hay algo más importante que una reelección, es el interés supremo de España y esto conlleva sacrificios que hay que asumir y entiendo que es la única manera de empezar a salir de esta situación que tanto afectan a nuestro país.

No es momento de justificaciones ni de huidas hacia adelante, sin prisa pero sin pausa se debe dar cabida a personas honestas, sin sobres en la trastienda, con fuerza moral y que deseen ayudar en este proyecto, para empezar a “refundar” de honestidad el partido. Distinguir las voces de los ecos es diferenciar los pringados de los honestos, difícil tarea en una organización piramidal que hasta ahora contemplaba a las bases como comparsas y palmero, donde al tercer movimiento las personas integras y con ideales desaparecen, al no sentirse representados en esa estructura.

En este momento histórico hay que aprovechar la fuerza de las bases, algo deprimidas por tanta basura política y con el primer objetivo de las elecciones andaluzas designar un candidato a partir de unas primarias transparentes y al tiempo de dar una lección de democracia participativa a la oposición, también se debe acabar con estas designaciones a dedo o de influencias, donde están siempre los mismos y procedentes de la “cuchipanda” oficial, dentro del clan dominante en cada Autonomía.

También se debe acometer en estos dos años con firmeza la reforma de la administración y conseguir acercarnos a Europa, en costes, eficacia y bien hacer, seguro que se puede conseguir con el esfuerzo de todos. Vamos muy lentos en los propósitos y todavía más en las reformas, hay demasiadas duplicidades e ineptos colocados a dedo que estorban más que producen.

El tener mayoría absoluta permite tramitar por el procedimiento de urgencia una ley que castigue todo tipo de delitos de corrupción, prevaricación, malversación, etc. de los cargos públicos y legislar penas acorde con lo robado y devolución integra de lo estafado a todos los españoles. La excusa de diálogos para pactar con la oposición este tema es un insulto al pueblo y no tener ningún interés en cambiar esta podredumbre institucional y para eso no fueron votados ustedes con una mayoría absoluta.

Si usted y su equipo consiguen enderezar el desaguisado económico en el que nos dejó sumido el desgobierno del Sr. Zapatero y hacer de España un país serio como usted insiste en puntualizar, la historia le reconocerá en el haber su sacrificio personal y tal vez el futuro le depare alegrías políticas y lo que es más importante, tendrá la satisfacción del deber cumplido.

En caso contrario acabaremos dentro de dos años con unas elecciones a la Italiana, con payasos y actrices porno como diputados, las ligas taifas del norte siendo desequilibrantes en el futuro desgobierno y un congreso atomizado gracias a que los ciudadanos dieron la espalda a los dos mayores partidos del país, uno regionalizado por sus visires y sin liderazgo y el otro contándonos historias en diferido y sin tomar decisiones transcendentales y en su momento. Asumamos que Italia nos lleva una gran ventaja de experiencia en este tema y la sociedad civil va por un camino y los políticos y la mafia por otro.