QUE CRUZ DE CARAS.

El presidente Maduro ha presentado en sociedad la imagen de la cara del Comandante Chávez aparecida en unas obras del metro de Caracas y vista la madurez del pueblo hermano de Venezuela para asimilar estos fenómenos (tras su reencarnación en pajarillo) humildemente le aconsejo que el encuentro en la tercera fase consistirá en buscarlo entre los azulejos del baño, lugar donde pueden presentarse todas las caras imaginables y además en distintas etapas de la vida de cada personaje.

No obstante y dada nuestra predisposición actual hacia la emigración, desde la madre patria le ofrecemos enviar un equipo completo de “cariptologos” que tras un concienzudo estudio de nuestro fenómeno jiennense de “las caras de Belmez” tienen la experiencia necesaria para ayudar a desentrañar los fenómenos que encierran esta magna aparición y sus efectos secundarios en los veleidosos tiempos que nos ha tocado vivir, así como la planificación de nuevas caras en lugares como las hojas externas y desechadas de una lechuga, los posos de un café, etc.

Pero para caras las que se nos han quedado a millones de españoles observando por televisión a los diputados del Congreso y como el jueves por la tarde tras una votación y en milésimas de segundo abandonaban el hemiciclo sin pasar por boxes y ofreciéndonos a los millones de patrocinadores del circo un espectáculo bochornoso e impagable, lo único que me queda por comprender es el nivel de interés que tenían por el resultado de la votación que microsegundos antes acababan de realizar; también espero con ansiedad las clasificaciones finales tanto individuales como por partidos con fotos incluidas colgadas en la web del Congreso.