Las dos Españas

En una están los púnicos, Gürtel, Eres, cursos de formación, Palau, el saqueo de las cajas de ahorros por políticos, empresarios y sindicalistas metidos a banqueros, el 4% para convergencia y los oídos sordos a cambio de estabilidad (dar de comer al ogro). la eterna intromisión del Poder Ejecutivo mangoneando a conveniencia y afines la cúpula del Poder Judicial, la aceleración o dilación de los procesos a conveniencia, los ex duques oscuros y que medran amparados en la Casa Real, los cientos de casos de corrupción en todo el Estado a mayor gloria del poder local y sus mariachis.
En la otra España están los ciudadanos que día a día dan lo mejor de si mismos para engrandecer este maravilloso país; los cansados de los políticos que en la mayoría de los casos utilizan el poder para beneficio propio en vez de para solucionar los problemas que nos aquejan; están los impotentes y asqueados ciudadanos que pagan sus impuestos con la sensación de que sirven en muchos casos para que la ineficacia y demagogia burocratizada en duplicidades Taifas continúe. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ejemplares en su desempeño ante tanto hedor. También los periodistas amigos de la verdad, que no han sido amordazados por unas míseras inserciones a toda plana para mayor gloria del sistema y nos permite distinguir las voces de los ecos (A. Machado).
No incluyo en estas dos Españas a los que sistemáticamente adoctrinan y aprietan la tuerka bailando al son de su minga; demagogos que andan sentando catedra de todo según la marea y cuyo objetivo es decostruir este país a base de doctrina bolivariana sobre lecho comunista anclado en 1936, esto no les permite zafarse de los gatos en la barriga que les amarga hasta la mirada. A estos no los considero españoles y deberían marcharse al país donde sus soflamas y cuentos existan en realidad y les despediría así: tanta gloria lleves como descanso dejas.