EL TRIBUNAL DE ESTRASBURGO

El Tribunal Europeo ¿de Derechos Humanos? que nos enmienda la plana en las rimbombantes condenas de 1500 y 2000 años con los que castigamos a los terroristas y asesinos y sus execrables crímenes.

No comprendo que tardemos tantos años en juzgar los cientos de procesos abiertos por delitos de corrupción política y que la ciudadanía tenga incrustada en su ADN la sensación de que la justicia en España es lenta y del lado de los poderosos. En algunos casos se tarda en instruir el tiempo necesario para que el corrupto salga declarando en los medios ufanamente que ha prescrito la causa abierta contra él ¿Deben prescribir los delitos?.

Nos dicen desde la Europa educada y aséptica a esta banda de asesinos (o tal vez con leyes más severas y solidas jurídicamente cuando se condena a 2000 años de prisión) que hay que dejar libre a alguien que ha pagado poco más de un año por cada asesinato cometido y tardamos menos de 24 horas en cumplir el mandato sin tan siquiera hacer el paripé de luchar, aunque solo sea por el respeto y la memoria de las víctimas.

Al ver salir de prisión a esta asesina en serie y a sus familiares recibiéndola con sonrisas de hiena, sin pensar por un instante en pedir perdón por todo el daño que ha causado a tantas familias; siento vergüenza de los apoltronados políticos que en tantos años de democracia no han sido capaces de legislar para que un asesinato se page con más de un año de cárcel. Que barato sale ser delincuente o terrorista en este país. Ahora solo nos queda asistir impotentes a un rosario de excarcelaciones, las pomposas declaraciones de los “expertos” declarando que jamás volverán a delinquir y los homenajes realizados por los poseedores de los más bajos instintos del ser humano. De entregar las armas y pedir perdón, me remito a José Mota: Hoy no, mañana..