Salpícate de puñetitas

Salpicate de puñetitas
los mejores instantes;
dejando de repente
el amor colapsado,
abriendo pseudocaminos
alquiladas moradas a tientas,
unas ciertas sugerencias
para ratificar cómodamente instalado
a quien se equivoca con su razón.
Condensar la hermosura,
explicar sonriendo a media tristeza,
en un instante dominas los espacios
al siguiente los abismos
y empiezas a devorar desde adentro,
complicadamente simple la llamada,
otorgar y ceder, quemar
las presunciones y crear
un nuevo estilo para concedernos el tiempo
que necesitamos para dormir despiertos.

descargar-poesía descargar-libro